3. Lucas: Jesús, el gran maestro

Descargar lección en PDF
1 Introducción

El autor del tercer Evangelio es un médico griego. Fue íntimo amigo del apóstol Pablo, habiendo participado con éste en algunas de sus aventuras evangelísticas.

En el libro de Los Hechos, también escrito por Lucas, en 16:10, el autor cambia la persona gramatical. Antes hablaba de «ellos», ahora dice «nosotros», indicando de esta manera cuándo empezó a viajar con Pablo. Es muy probable que Lucas recibiera sus primeros conocimientos sobre Jesucristo por boca de Pablo.

El hecho de que Lucas fuera médico quiere decir que poseía una formación universitaria. Esto es de mucha importancia porque el mismo Lucas nos informa que compuso su Evangelio después de una investigación (1:3), la que fue perfectamente capaz de realizar, por su preparación académica.

En la introducción Lucas nos informa que parte de su intención era «escribírtelas por orden». Al escribir su Evangelio, el mismo Lucas sabe que otros ya han escrito para «poner en orden la historia», y él ahora agrega el suyo a los demás.

Esto debe ser una pista para nosotros de que habrá algo en el «orden» de este Evangelio que es significativo. Por «orden» no debemos entender solamente el orden cronológico o histórico, sino el arreglo de los elementos del Evangelio en función de la totalidad. Vemos este arreglo (u orden) sobre todo en la larga sección de 9:51 a 19:27, donde casi todo el ministerio educativo de Jesús está resumido como un largo viaje pedagógico.

No sabemos si Teófilo («amigo de Dios») es una persona verdadera o una ficción literaria. Lo llama «excelentísimo», título empleado para hablar con gobernadores y altos oficiales de la burocracia romana, lo cual hace inclinar el pensamiento hacia la conclusión de que es una persona verídica.

Sea como fuere, el uso de este tratamiento parece indicar que el Evangelio fue escrito para «gente pensadora» que sabría apreciar una argumentación.

El libro se divide en cinco partes

  1. La primera es como una presentación del personaje principal de este relato (1:1 a 4:13);
  2. la segunda, el estreno educativo (4:14 a 9:50);
  3. la tercera, la peregrinación pedagógica (9:51 a 19:27);
  4. la cuarta, el recio rechazo (19:28 a 23:56), y
  5. la última, la victoria verdadera (24:1-53)
2 La presentación del personaje principal. (1:1 a 4:13)

Lucas presenta, en la forma más completa, al Personaje que es central en su historia. Ningún otro evangelista dedica tanto espacio para hablar del nacimiento y de la época pre-ministerial del Salvador. La ubicación histórica es precisa y personajes verdaderos toman su papel en los acontecimientos transcendentales que narra Lucas. Todo coopera para convencernos de la historicidad de lo que se está narrando.

Vemos a Jesús entrelazado con la historia humana desde Su concepción, emparentado con personas concretas, con una red de relaciones humanas que hace casi imposible dudar de algún detalle.

Las historias de los respectivos nacimientos, de Juan el Bautista y de Jesús, son intercaladas y entrelazadas. Solamente en Lucas vemos los tres bellos poemas de la Navidad: el de María, el de Zacarías y el de Simeón. Lo que da una nota de autenticidad a estos poemas es que el literato griego (Lucas) presenta una poesía que en todos sus rasgos es cien por ciento hebrea, al estilo de los Salmos. Es totalmente diferente de la lírica y épica griegas. Todo esto deja una huella de auténtico realismo.

Seguimos al Personaje principal desde Su sobrenatural, pero muy humano, nacimiento; en Su presentación en el templo por Su madre, y cuando El Mismo se presenta en el templo a los doce años; a través de Su bautismo por Juan, hasta Sus tentaciones, cuando es adulto y está listo para empezar Su ministerio.

Tarea 1 Haga usted mención de los episodios y personajes históricos que recuerde, de este período de presentación de Jesús
3 El estreno educativo. (4:14 a 9:50)

El versículo 15 del capítulo 4 da la pauta de esta sección: dice que Jesús ENSEÑABA en las sinagogas. Luego nos da un ejemplo típico de esta actividad, cuando Jesús regresa a Su propio pueblo para enseñar en la sinagoga. El hecho de que se sentara es otra indicación de que Jesús enseñaba. El tema de Su mensaje fue que en El Mismo se cumplía la profecía. Lucas, que no era judío, hace énfasis en la renuencia de ellos para recibir las enseñanzas de Jesús.

Jesús enseña a través de una serie de curaciones, aparentemente a favor de Sus discípulos, un número no especificado, aunque eran más de doce, porque en 6:12-16 limita el número a doce. El único llamamiento que Lucas narra es el de Leví (Mateo).

 Después de elegir a los doce y de nombrarlos apóstoles, Jesús les da las enseñanzas que vimos antes en el Sermón del Monte. Jesús se identifica plenamente ante los discípulos de Juan, no por Sus palabras sino por Sus actividades, las cuales cumplen con la profecía. Los milagros también instruyen a los discípulos.

En el capítulo 9 vemos a Jesús que pone a Sus discípulos a predicar el Reino de Dios. Es seguro que los llamó para una tarea especial, y la primera etapa del entrenamiento era como un curso propedéutico. Recibieron una lección inolvidable cuando Jesús, antes de dar de comer a los cinco mil, les dijo: «Dadles vosotros de comer» (9:3).

En este contexto Lucas consigna la confesión de Pedro, que hace en nombre de todos los discípulos, como algo estrechamente relacionado con su llamamiento.

Dos perícopes importantes se incluyen en esta sección: el anuncio de Su muerte, hecho por Jesús mismo, y la transfiguración. Los dos tienen qué ver con una explicación del propósito del ministerio de Jesús. Es tan importante el anuncio de Su muerte que Lucas lo incluye dos veces en este capítulo.

Tarea 2 Enumere algunas de las enseñanzas específicas que el Señor dio a través de Sus milagros.
4 La peregrinación pedagógica. (9.50 a 19:27)

 Esta parte del libro, la más grande, es también la principal. Está estructurada como un largo viaje a Jerusalén, durante el cual Jesús instruye a Sus discípulos y apóstoles (porque en muchas ocasiones hay muchas personas además de los doce) en los principios del reino y de la iglesia. Les imparte todo un curso de teología, tanto en lo teórico como en lo práctico.

Vemos aquí una peregrinación y no un vagabundeo. Peregrinar es viajar hacia una meta (un santuario) con un propósito y ahínco. Jesús «afirmó su rostro para ir a Jerusalén» (9:51, compara v. 53). En el capítulo 19, versículo 27, sube a Jerusalén. Todo el tiempo de la peregrinación Jesús lo emplea en la enseñanza de Sus discípulos. En el versículo 56 Jesús declara el propósito de Su ministerio, que, por implicación, es también el de Sus apóstoles

Jesús da trabajo de campo a Sus discípulos (son más numeroso que los apóstoles, pues eran setenta). Salen los discípulos y regresan con gozo, un hecho que hace feliz a Jesús también (10:18-21).

En esta división encontramos las más claras enseñanzas sobre el Reino. Múltiples parábolas se emplean en esto. Muchas veces, pero no siempre, Jesús hace referencia directa al Reino (13:18 y 20). Otras veces está presente implícitamente, pero la enseñanza básica de esta sección es el Reino.

Las enseñanzas sobre el Reino eran tan intensivas, que los discípulos pensaron que al entrar en Jerusalén el Reino se manifestaría (19:11). Jesús enseña una parábola para ayudarles a entender ciertos aspectos del Reino, sobre todo esto de que Jesús se iba a ausentar y luego a regresar, y que los discípulos tendrían qué ocuparse mientras del Reino. Esta parábola sirve también para introducir la siguiente división del libro, la que trata de las actividades de Jesús en Jerusalén.

Tarea 3 ¿Recuerda usted algunas de las parábolas referentes al Reino que Jesús pronunció en esta etapa?

 
5 El recio rechazo. (19:28 a 23:56)

 Lucas, más que los otros evangelistas, trata de la última semana de la vida de Jesús en términos del rechazo que tuvo de parte de Su pueblo, el pueblo que debería haber estado esperándolo con ansia. Todo en esta parte, desde la entrada en Jerusalén hasta la crucifixión, tiene por objeto poner en relieve este recio rechazo.

Las enseñanzas tienen que ver con la controversia, con las preguntas capciosas, pues el rechazo es evidente desde la purificación del templo (19:47). Cada vez el odio es más enconado y el rencor más fuerte.

El enfoque que da Lucas a la (llamada) Semana Santa es el de lucha pleito y complot. Pero a pesar de todo ello, hay una nota de futurismo, de optimismo. Jesús habla con Sus discípulos en la última cena acerca de la grandeza del servicio. Sin embargo, en el mismo ambiente predice la negación de Pedro y les informa a Sus discípulos de la dura lucha que les espera.

La historia del juicio, junto con las de la crucifixión y del sepelio, son dadas con detalles que corresponden a un investigador. Las conversaciones y observaciones son reportadas, junto con los nombres y otros detalles.

Tarea 4 Mencione algunos de los puntos de controversia que Jesús sostuvo frente a Sus adversarios.
6 La victoria verdadera (24:1-53)

 Con el mismo afán de investigador Lucas presenta la resurrección y la ascensión de nuestro Señor. Aquí, y solamente aquí, encontramos a los caminantes que iban a Emaús. El relato de este acontecimiento ocupa más espacio en el Evangelio de Lucas que las apariciones mismas de Jesús, quizá por su valor de testimonio. La idea de testimonio se declara expresamente en el versículo 48.

La victoria es presentada como algo que era de esperarse, pues el Antiguo Testamento (vers. 26-27 y 44-47) y el mismo Jesús (ver. 7) habían hablado de ella.

La victoria se ve en todas sus dimensiones en la última visión de Jesús que Lucas presenta en el libro. Vemos a Jesús con Sus manos alzadas para dar la bendición, y bendiciéndoles se separó de ellos. Los discípulos volvieron a Jerusalén con grande gozo. Disfrutaron de su victoria alabando y bendiciendo a Dios en el templo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *